martes, 25 de septiembre de 2012


ESCÚCHAME



Si me ves triste con aires de melancolía
quédate a mi lado, necesito de tu compañía.
Si estoy  cansada de andar por la vida 
siéntate junto a mí, dame tu comprensión, no tu ira.
Si mis palabras se hacen incomprensible, trátame con 
cariño, me quedé sin cordura.
Si repito una y otra vez, que guapa estás, ten paciencia, 
es que me convertí en una  niña.
Si mis ojos se tornan lánguidos y apagados, apoyame en tu 
hombro, el camino se hace largo.
Si algún día mis historias te cansan  de tanto oírlas
recuerda, esa fue  mi vida.
Se, que es complicado, que no te sobra el tiempo
más recuerda hija, que por ti  bebí los vientos
pasé noches arrullándote, te canté nanas y coplas
te dormí entre mis brazos, te besaba a todas horas 
Te quise como a nada, sin interés, ni egoismo.
caminaste de mi mano, te allané el sendero
adornándolo de rosas, manzanilla y romero.
Por eso, cariño haz que  ese trayecto
que me quede del viaje, ese que todos recorreremos
sea dulce y con sosiego, sin espinas
sin tropiezos 
te lo digo hoy
para que lo entiendas porque seguro
que cuando llegue ese momento.... ya, no puedo. 

30 comentarios:

MIMOSA dijo...

Se me han saltado las lágrimas!
Casi de puntillas, de una forma sutil pero precisa, dejas a flor de piel todo ese sentimiento que en el fondo llevamos dentro.
Qué cuesta arriba se nos hace llegar a esa etapa de la vida, quizás si sólo nos preocupamos de amar, el amor al final nos será devuelto sin más.

Preciosas letras, hermoso mensaje.

Besos.

ALBORADA dijo...

Mi querida MariCarmen, no he podido evitar llorar, con la belleza, la intensidad y la certeza de tu poema.
La vida pasa y cuando seamos viejecitas, seremos nenas pequeñitas esperando la caricia.

P.D: Sabes, aqui he tenido que tener más de un trabajo y he cuidado a muchos viejitos que se sienten solos, tristes y es muy duro cuando un simple gesto de ternura sería suficiente.

Un abrazo apretado

El Drac dijo...

¡¡Qué bonito texto!! ojalá todas las madres fueran así.

Un gran abrazo

Norma dijo...

Excelente reflexión, la foto e
imperdible. Todas llegaremos a eso.
Así, como las vemos, exquisitamente frescas. Gracias.

Gladys dijo...

Hay amiga esas palabras son muy conmovedoras y hasta tiernas pero para los que tenemos que soportar esa carga por dios que dan ganas de morir al tiro, antes de llegar a eso, la vejes por desgracia es la peor etapa de la vida, cuando yo leo algo así me dan ganas de desaparecer de la fas de la tierra, disculpa amiga es muy lindo tu relato y tierno solo que a mi me a tocado muy grande la tarea de cuidar a mis dos padres en sus peores etapas y vaya que cansa amiga, es una tarea que no le recomiendo a nadie, es un gran placer leerte amiga, que dios te de una buena vida, y alguien con mucha paciencia para tu final.

Besitos que tengas una linda semana querida amiga.

ReltiH dijo...

EXCELENTE POST... MUY EMOTIVO.
BESOS

Mariana dijo...

Lindo texto has escrito.
Creo que cuando nos toca esa etapa de cuidar un mayor, es cuando Dios nos pone a prueba, de qué hemos aprendido en el trayecto de la VIDA...es cuestión de AMOR, sólo AMOR , MISERICORDIA, PACIENCIA y tantas otras cosas más...es todo lo que hemos recibido y ahora debemos retribuir con creces...
Hermoso contenido.
Buen fin de semana :)
Mis cariños de siempre.

Camelia dijo...

Hermosas letras que me hicieron emocionar! bonita entrada!
Un cariñoso abrazo MªCarmen.

Fibonacci dijo...

Me has emocionado y enternecido...me has hecho recordar pasajes de mi vida...un besote preciosa.

La Abuela dijo...

De verdad cuanta ternura desprende tu decir me emocionaste amiga mía ,ojala nos den ternura llegado el momento.
UN ABRAZO

Sony dijo...

precioso pots y para leerlo mas de una vez maiga y siempre que se vueva a leer emosianara,te lo aseguro.
es una reflexion para tener muy en cuenta aqueloos que somos hijas e hijos,aquellos que aun tenemos la dicha de tener a nustros padres y aprender a respetarlos y a cuidarlos como ellos lo hicieron con nosotros cuando eramos pequeños.

precioso amiga y muy emosionante.

besitos y abrazos reina y muy feliz semana!!!!!!!

Sony dijo...

precioso pots y para leerlo mas de una vez maiga y siempre que se vueva a leer emosianara,te lo aseguro.
es una reflexion para tener muy en cuenta aqueloos que somos hijas e hijos,aquellos que aun tenemos la dicha de tener a nustros padres y aprender a respetarlos y a cuidarlos como ellos lo hicieron con nosotros cuando eramos pequeños.

precioso amiga y muy emosionante.

besitos y abrazos reina y muy feliz semana!!!!!!!

Isabel Alvarez dijo...

Te he dicho ya que me gusta verdad?
No me cansaré de repetirlo, y mucho meno de
releer... Es precioso amiga; hay tanto sentimiento...
Besazos.

Doris Dolly dijo...

MCarmen..." Escùchame "

Al acumular años, volvemos a ser niños, con el miedo de ser desprotegidos por nuestros hijos.
Ha de estar en el corazòn de cada uno de ellos,como comportarse con sus padres.... uno deja el ejemplo, como tu de gran madre... creo que no hace falta que te escuchen...tu corazòn a ido sembrando amor en la vida de ellos y te han de atender sin haber escuchado.

¡¡¡ Hemoso !!!

Doris Dolly dijo...

MCarmen...un beso

EL AVE PEREGRINA dijo...

Mª del Carmen, una tierna carta que sale del corazón tal cual la vida es.La tercera edad es así...y hoy mas que nunca...por el ajetreo que llevamos...Un buen recordatorio.

Gracias por compartirlo.

Besos.

AMBAR dijo...

Hola M.Carmen.
Bellos sentimientos y hermosas tus letras, un plecer leerte.

Ya he vuelto hace un par de días, voy más despacio de lo que esperaba, mi nieto ocupa varias horas de mi día, pero disfruto de El, todo lo que puedo, siento tener que quitar ese tiempo del ordenador, pero poco a poco os iré visitando.
Contacto, comentarios y visitas, mantienen nuestros espacios activos.
Gracias por siempre acordarte de mí.
Un abrazo Ambar.

Zuly Villa dijo...

ME CONMOVIÓ LAS ENTRAÑAS...PARECE HABER ESCUCHADO A MI MADRE..GRACIAS POR EXPRESARTE..ES LO MEJOR QUE HE LEIDO EN MI RECORRER EN LAS LETRAS..TE FELICITO.

José María Souza Costa dijo...

En retribuición, estoy seguindo su blog. Mucho Hermoso.
Besos y abrazos, brasileños.

roberto dijo...

MªCarmen, has hecho brotar de muy dentro mio sentimientos y emociones, que quedarán a flor de piel las palabras de tu escrito.

Un abrazo.

Sor.Cecilia Codina Masachs dijo...

Hola Mª Carmen, me ha encantado leerte, es hermoso las recomendaciones que dice una madre, cuando ve ya flaquear su ser.
Me acordé de la mía, que ya la tengo en el cielo. ella también me decía cosas similares.
Mil gracias
Con ternura
Sor.Cecilia

Luna dijo...

Es la vida, que nos va llevando, que el camino no sea en soledad...

Un saludo enorme, Mª Carmen.

Magda dijo...

Hola amiga , emotiva y preciosas recomendaciones que me han emocionado mucho.
A si es la vida, que nos lleva irremediablemente por el camino de la soledad.
Un abrazo.

Neuriwoman. dijo...

Que maravillosa reflexión que inunda de sensibilidad el alma. Comprender y amar, amar y comprender en el ocaso de nuestras vidas.

Un gran beso.

Poetiza dijo...

Amiga, que hermoso poema, me has hecho llorar al recordar a mi madre e imaginarme en ese dia ante mi unica hija......Cuidate mucho.

OZNA-OZNA dijo...

Miles de gracias querida y admirada poetisa por emocionar nuestros sentimientos con la suprema sensibilidad y belleza de tus letras vestidas de profundo sentimiento y suprema reflexión. Muchos besinos de esta amiga que te desea con inmenso cariño feliz fin de semana.

ADELFA MARTIN dijo...

¡wow! me hiciste llorar...que cerca podemos estar de sentirnos reflejadas.os en esas hermosas palabras tan llenas de amor y sabidurìa.

Mis afectos

Ángeles dijo...

Mari Carmen mis ojos están brillantes de lágrimas contenidas... es maravillosa tu entrada, ójala todas las madres fuesen así.

Un abrazo con rayos de sol

La abuela frescotona dijo...

todos tememos ese momento del regreso, del despojo, y tu poema lo refleja con mucha realidad, saludos querida Mariadelcarmen

Montserrat Llagostera Vilaró dijo...

Hola Mari Carmen.
Sabes, encuentro una dulzura en las palabras de esta madre.
Todas llegaremos, si no partimos antes.
Y la paciencia y dulzura, son tan importantes en la vejez.
Besos, Montserrat