jueves, 17 de agosto de 2017


La luna, lunita, lunera.


Presumía la luna de amores gitanos,
el de los ojos verdes y pelo azabache.
el que se bañaba en la mar serena
 y la luna lucía su cara más llena.

La luna, lunita, lunera
  bañaba su amor de brillo,
y el gitano nadaba con gracia,
luciendo su cuerpo desnudo.

Las noches pasaba en vela
la luna, lunita, lunera
mientras, entre las olas, el  gitano
 lucia su piel   morena


 Y él se dejaba acariciar por ella.
dormido en la arena, la luna, moría por
 su belleza y mientras, el gitano
soñaba con su gitana,
la luna celosa, le vigilaba. Maricarmen.

martes, 11 de julio de 2017

Ni faltan,  ni sobran.



Faltan susurros, y sobran  lamentos, solo el vaivén del viento trae melancolías, añoranzas;  Imágenes, una tras otra, flahs, tras flahs  como cámara fotografica de las antiguas.
Faltan caricias y sobran reproches, contactos, piel con piel, abrazos amados que ya no se encuentran, que ya no se sienten, pasado, pero presente al mismo tiempo.
Emociones faltan y sobra egoísmo y en las pupilas, sonrisas y risas siguen perenne.
La brisa te acaricia el oído, de palabras lejanas, de frases inolvidables.
Y la lluvia que empapa además del campo, el alma y los recuerdos asoman, entre los cristales, te hacen un guiño y vuelven a acomodarse en el harcón de la memoria y no te asustas ni entristece porque sabes que volverán, cuando menos lo esperes.
Siempre abraza la nostalgia, siempre asoman lágrimas.
 El olor a tierra mojada a volver, donde un día se perdió la niñez, los juegos( diabolo, corro de la patata, etc), todos ellos dijeron adiós, suavemente, sin que te dieras cuenta y dejó en el rostro, la sonrisa boba de la adolescencia y la fantasía fue dejando que los sueños acapararan con ímpetu tu mente y asoman, sin embargo, realidades, desengaño, sentires, no te quiero. los prejuicios y complejos afloran en tu alma.
Y la luna empieza a ser tan importante, las noches estrelladas, cuánto beso robado¡.
Y el viento, el viento se mece entre la arboleda y va acariciando los sentidos, trae perfumes de momentos vividos.
La memoria a veces te falla y aunque pones bolas de alcanfor para proteger los recuerdos,  a veces se escurren por el mar del olvido, y el olvido hace que la luna no brille y las estrellas no manden guiños, a veces ocurre.
Faltan encuentros, sobran silencios y el horizonte del mar donde se une cielo y mar, el sol ocultándose y cuando sale la aurora, las gotas de rocío, la luna que brilla la lluvia, el viento... Nada de ello, falta ni sobra, Maricarmen.

martes, 6 de junio de 2017

Mi pequeño homenaje a uno de los grandes
A federico G. L.



Dejó de cantar la alondra y
el ruiseñor de la mañana,
oscureció de pronto el día
y no perfumó la jara.

Enmudeció  la tarde y
doblaron las campanas,
 Granada entera gritó
de llanto por la desgracia,

Los patios del Generalife y
hasta la mora Alhambra.
vistieron  todos de luto
por tan asesina causa.

Lloró el cielo andaluz,
Lágrimas tan amargas
por la muerte tan cobarde
tan ingrata, tan malvada.

Llorad poetas de Nueva York.
de Londres, de España entera
que mataron a Federico, el mejor
de los poetas.

Triste quedó el teatro y
la poesía, huérfana,
el verso perdió el encanto y
el soneto quedó en tristeza

Velaba la noche, en la
oscuridad del campo,
en el caminito yerto y
yerto estaba el muchacho,

El de los ojos grande,
de negro azabache y
como al gitano Heredia,
le derramaron su sangre.

Allí quedó Federico
el de la sonrisa franca,
allí quedo tendido,
 tras criminal hazaña,
inerte, sin palabras,
apagaron su voz,
pero siempre, quedará
 viva su alma. Maricarmen.





viernes, 12 de mayo de 2017

Sola.


cogido de la red


Sombría la tarde,
los sauces lloraban
que triste venía,
la noche asomaba.

Pasaba otro día,
con su atonía, 
el reloj marcaba,
más horas dormidas.


Qué fue del aquel tiempo,
de alegre sonrisas
de días dorados, 
de cielos sin lluvias
donde no sobró un minuto, 
faltaban las horas.
Dónde los gritos,
 de la chiquillería?.

Ya todo es silencio,
se asoma a la puerta
se vuelve y la cierra,
nadie había llamado,
solo era sospecha.

Habrá sido el viento, 
que atiza con fuerza,
se sienta de nuevo, 
a consumir su historia,
 Maricarmen.

jueves, 16 de marzo de 2017





Paseo de ensueño.


El sol brillaba con fuerza, el aire perfumado , la tarde era espectacular, sobretodo porque el paisaje embriagaba mis ojos. Los campos, revestidos de colores, era un manto rosado y blanco que daba pié a pensar en el mejor cuadro del más grande pintor. Bello, bellísimo paisaje llenaba mis retinas, pinceladas de colores, en cada rincón de  los campos de mi pueblo Valdelacalzada .
Paseando entre calles de arboleda, respirando intensamente el aire puro, mi interior, comenzaba a sentir el bienestar que la naturaleza viva en pleno resurgimiento de la primavera, me brindaba y hacía que me sintiera como en un paraíso. Silencio, solo el ruido de alas de abejas polinizando entre flor y flor. Caminar entre aquella armonía de colores era como sentir la más bella canción por las manos privilegiada del mejor violinista.
Un paseo entre hadas bailarinas diría yo. Sentir los pulmones  inflamados del aire de los campos repletos de flores maravillosas que en poco se convertirán  en frutos vigorosos y apetitosos y que darán vida y energía a todo un pueblo para seguir en la lucha diaria. Todo un lujo para los sentidos. Maricarmen   .

jueves, 23 de febrero de 2017





Insisto señora


Insisto señora, recrearme
 en su persona, no es de viejo mirón
sino, de admirada devoción.

Y es que su gracia al andar
y su cuerpo voluminoso hace
 que me quite el sombrero, si la veo pasar.

Insisto señora, no es mirada lasciva
ni cosa parecida,
 sino auténtica devoción, la que siento yo.

Insisto, muero por sus huesitos que
aunque los tenga rellenitos,
los mueve con gran soltura y estilo.

No vea en mi cosa mala, ni fea
que yo soy caballero y persona seria
y por usted, bajaría las estrellas.

He insistido, insisto e insistiré
porque soy tenaz persona y
porque en sus ojitos,  noto cierto interés.

Entiendo su desconfianza y mosqueo
pero soy un señor sincero, si me  da oportunidad
se lo puedo demostrar.

Que mi admiración es absoluta
que soy de piñón fijo, que la quiero y
 a sus  pies caigo rendido.

Claro que todo tiene un límite, señora,
si solo me da calabazas,
igual voy a su amiga que creo que no me ignora.   Maricarmen










domingo, 29 de enero de 2017

Con tu permiso:




Decirte que la vida me dio permiso
para vivir algunos sueños,
 que me concedió
el don, de reflejar mis sentimientos.
  Que tal vez,  sin convencimiento
 de que fueran lograda las expectativas,
 más, persuadida  que
reencontraba,  el ego perdido.

Decirte que en mi pluma derramé,
 sentimientos escondidos
 en la timidez más profunda, y
 con mis pinceles, los envolví,
en amalgama coloridas,
 que teñí cielos grises, con acuarelas
cálidas  y con rimas asonantes
 vestí de versos los días .

Decirte que la vida me dio
 permiso para sortear
obstáculos,
 para no rendirme fácilmente,
 para tragar saliva y
 seguir adelante,
 para dar sonrisas y recibirlas.

Decirte que la vida me dio
  permiso para no rendir
 cuentas, sino a ella misma, la vida,
 que agradezco los amaneceres
a veces tan frío, a veces tan cálidos
 pero siempre,  tan deseados
y déjame decirte que gracias
 a la vida por concederme,
ese bendito permiso. Maricarmen.

miércoles, 4 de enero de 2017

Ser o no ser.



Ser o no ser, en tus ojos,
el brillo de mi mirada.

Si quisieras o no quisieras
que mi aliento la rozara
a tu piel que me desnuda
cuando la noche cabalga.

Si me ampararas en tus brazos
o de lleno me rechazas.

Si la luna enternece tus pupilas,
si mi lluvia es tu lluvia o mi
sol te encandilara, si la nieve
se hace escarcha o mi calor
 te desalma.

Querer o no querer
que mi boca te rozara  esos
labios que me abrasan, solo de soñar
 que los míos, en segundo los besaban.

Si tu cuerpo se retuerce de soñar
 mi piel erizada o desprendes
crudo invierno, en una noche estrellada.

Por ser de ti, yo cruzaría
la mar en furia desatada o
recorrería el desierto con
solo una llamada.

Podría yo ser llama, que encienda
tus noches yertas
la sed que hay en tu alma.

Ser quisiera ser
de tu corazón la esperanza y
que el sol brille en tus ojos en
los amaneceres del alba. Maricarmen.

sábado, 31 de diciembre de 2016

viernes, 23 de diciembre de 2016



Felices fiestas amig@s  que seáis muy felices. Besitos



Nochebuena.

Ande, ande la marimorena
bellos recuerdos de la nochebuena,
juntos unidos, voz entonando 
en torno a la mesa, todos disfrutando
.
Cuánta alegría, bella algarabía,
tiempos felices, plena armonía,
el uno cantaba, el otro bailaba
y todos palmeando les acompañaba.
A Belén pastores, a Belén chiquito
que felices tiempos que ya se han perdido,
los que más quisimos, se fueron tan pronto
que al llegar estos días, el corazón está roto.
El camino que lleva a Belén,
yo voy marcando con mi viejo tambor,
abrazos y besos llenos de amor,
panderetas, zambombas, almendras y turrón. Maricarmen.

lunes, 5 de diciembre de 2016

Doliente amor

Doliente amor  aqueja mi alma pertrecha,
pérfida y nebulosa su mirada fría,
 triste y lastimeras noches me acucian.

No siempre me negó,  labios libidinosos
ni sus abrazos, mañanas de escarchas.
ni insomnio en las tristes madrugadas.

Oh, pesadumbre que perseveras, contundente.
 deja que la luz alumbre mi mirada.
y acabe, esta insoportable locura.

Doliente amor aqueja mi alma dolida
 la gris atmósfera Otoñal, me abruma
que augura, lecho de amor sin caricias.

Supura las heridas profunda que dejaste
en este corazón herido y sufrido
alma triste que un día enamoraste. Maricarmen.
   



 

sábado, 26 de noviembre de 2016


SOÑAR




La nostalgia me envuelve, las brumas del gris Otoño apagan los brillos del sol candente.

El cielo se despoja de su vestido azul claro de día y su traje de noche con brillos dorados y resplandecientes por uno, de tonalidades grises y negros, sobrio, como respetando la muerte de la estación estival.

Llega la calma, la melancolía. El sueño.
 Los bosques tornan amarillentos,ocres, rojizos. Las musas bailan un compás de inspiración al cual me invitan a participar y a soñar, con metas imposibles, más, la esperanza perdura y danzo y danzo entre brumas blancas en la espesura del hermoso bosque, donde sus cadentes hojas, al desplazarse al vacío, van dejando escuchar, una nota musical de triste melodía. 
Mientras mis pies se deslizan suaves, las musas me elevan al compás de la  música hacia el cielo donde alcancé la cima más elevada de la montaña y allí las aguas cantarina de los riachuelos desprendidas de las cúspides me bañaron risueñas y alegres bajos su espuma blanca.

Las musas me protegían y con sus alas blancas me deslizaron con suavidad prodigiosa del mundo de los sueños y acomodaron mi mente a mi cuerpo que dormía plácidamente antes de que de nuevo se despertara el alba. Maricarmen.

sábado, 5 de noviembre de 2016

La naturaleza viva.



Pía, pía el pajarito en el nido 
su padre vigila, cantando en la rama.
su madre le arrulla, moviendo las alas

La luna languideciendo, el sol resplandeciendo
sus brillos resurgen, tras la montaña,
saluda de nuevo, la alegre mañana

Gotas de rocío mojan la pradera
los pinos verdean, sobre la ladera.
las ranas saltan, en el riachuelo
la perdiz pasea, con sus polluelos.

La lechuza duerme, entre los ramales,
la vida comienza, de nuevo en el valle
el bramido del toro, se oye  lo lejos,
abren sus pétalos, la flor del almendro.

El grillo silencia, de nuevo su canto,
 la noche recoge, su negro manto,
y una vez más, la naturaleza,
envuelve a la vida, con su belleza. Maricarmen.

miércoles, 26 de octubre de 2016

Sonidos



Hay muchos sonidos que a lo largo de una vida como la mía que han ido dejando recuerdos entesorado en el corazón. De mi infancia por ejemplo el clac, clac de las cigúeñas, allí en el nido en lo alto de la torre de la iglesia, tan atareadas con la musiquita que resonaba en todas las casa, aunque no es un recuerdo en si porque siguen estando, esa maravilla no la hemos perdido en nuestro pequeño pueblo pero si es cierto que para mí ahora pasan más desapercibido el sonido de sus picos. El hecho es que verlas planear por el tejado de la torre avivan los recuerdos de mi más tierna infancia y aquellas vivencias que siguen en mis pupilas y en mi corazón. Siempre que las escuchábamos solíamos decir: Ya están las cigúeñas haciendo el gazpacho.
Recuerdos,  como ver el pueblecito todo blanquito , impecable, sus sencillas casas y el olor que desprendían a guisos, a cocidos de garbanzos . Me encantaba al salir de la escuela porque a medida que avanzaba por las calles la mezcla de olores a comida removía el estómago vacío jeje,
pero no quiero desviarme del titulo del relato, los sonidos.
Por eso aquel sonido de las cigúeñas entonces me resultaba desagradable sin embargo hoy es nostalgia cuando la escucho. quizás sea por otros sonidos como el del tráfico, hoy no se escucha en las casas como antes que todo era más calmado, menos ruidoso y los sonidos de la naturaleza eran mucho más perceptible.
Otro sonido que también me trae innumerables momentos de infancia es el repiqueteo de las campanas de la iglesia, sobretodo la misa de los domingo. Mi madre nos gritaba: Venga niñas, eso sí, solo a las niñas, era la época, que hay que ir a misa. Allá íbamos con nuestros vestiditos nuevos,y calcetines y zapatos de los domingo.
Para mi lo peor era el dichoso velo en la cabeza, no iba con mi personalidad que le vamos a hacer, yo era muy rebelde y lo peor de todo era ir a misa en ayunas, eso era lo más insufrible.
Recuerdo ir con las amigas y nos reíamos mucho porque las tripas sonaban con toda energía protestando porque estaban vacías.
Siempre recuerdo a una gran amiga de la infancia que hoy por desgracia ya no está entre nosotros, cuando el cura estaba tomando el cuerpo de cristo, siempre decia: Claro como él se está comiendo la hostia consagrada y nosotras aquí desmayadas, nos daba la risa tonta, luego enseguida siempre había alguien diciendo: shusss, qué querían, éramos unas niñas.
.Otro sonido que me pone muy triste recordando la infancia, las campanas doblando y el típico;Quién se habrá muerto? , sobretodo en esos años de niñez que murieron algunas niñas, algo que te costaba entender y sufría por ellas y su familia.
También recuerdo aquellos años cuando eran las fiestas del pueblo y colocaban la típica caseta de baile de tablas, me quedaba embobada mirando entre las tablas a las parejas que bailaban tan pegaditas, algo imposible ver en estos tiempos pero entonces así era. Nos colábamos el grupo de amigas por entre las tablas y nos poníamos en parejitas a bailar entre todos los mayores y lo pasábamos genial.
Otro sonido que tengo en el recuerdo y me trae imágenes bonitas y entrañables la musiquita del telediario que en mi casa y creo que en la mayoría era "el parte", ese momento era sagrado para mi padre, no se podía oír una mosca. Imaginad en una casa con once hijos y los agregados, a veces nos daba la risa cuando estábamos todos juntos y mi padre nos decía; jum, jummm, como no os calléis, vais a llevar pa el pelo, jaja, lógico.
Mi padre para eso era muy recto como se decía ante, en las comida no se hablaba, pero cualquiera nos callaba. Ahora lo entiendo que hubiera disciplina porque a ver como barajaba la situación, muy complicado.
Y la música en la radio, que recuerdos!!! La canción española, madre mía :Rafael  Farina, Marifé de Triana, A, Molina y una que a mi madre le encantaba y que si la escucho hoy todavía lloro. Gracia Montes .Uff, ahora mismo rellenaría páginas y páginas con sonido que me traen tantos recuerdos. Igual escribo un segundo capítulo. Maricarmen.

jueves, 6 de octubre de 2016


Que fue?



Que fue de aquel ayer
que  tanta  huella dejó
 en mi piel,?

Donde quedaron los juegos,
los cuentos de princesas y
de enanitos?

Donde las risas locas,
 los sueño blancos, donde
la fantasia?

Donde las ilusiones, las
miradas comprometidas,
 aquellos besos,  a escondidas?

Donde los llantos de amores rotos,
los brillos de ojos enamorados,
donde  se quedaron?

Quizás en la mirada cansada
que mira al infinito o tal vez,
en el camino que tras los años,
he recorrido. Maricarmen

miércoles, 14 de septiembre de 2016

 Después de un verano muy intenso y caluroso, vuelve la tranquilidad y la monotonía, aunque para mí es un poco triste el Otoño, también tiene su encanto. Besos a tod@s.
Septiembre


Septiembre,  llegas
de nuevo, dejando atrás
el verde brillante,
 el perfume a  jazmines
al sol y el calor sofocante.

Vuelves a traerme la melancolía
la nostalgia,los tonos dorados
las hojas caídas.
el viento que gime
la lluvia que acucia.

Vuelves a alargar las noches
y empequeñecer los días
a retornar mis ansias
y mis sentimientos
por componer poesía.

Septiembre ya  estás aquí
a envolverme en mi
triste añoranza
a cobijarme de nuevo
en imágenes pasadas. Maricarmen.







miércoles, 17 de agosto de 2016

Libros



Un libro es magia para mis dedos
porque si muevo sus páginas y fijo
 mis ojos en sus letras me transporta a
a mundos desconocidos, me cuenta
 historias increíble,
Me da alas pera volar, conocer los Océanos 
con Julio Verne por ejemplo
Vivir batallas imaginarias, luchar
 con molinos como  Quijote.....
Un libro aleja la soledad no querida
es fiel compañero, siempre está
para que le acaricies con tu mirada.  
Un libro es sabiduría. Maricarmen

domingo, 17 de julio de 2016

Mañana





Mañana volveré a caminar

por el sendero de la vida para
beber de su esencia.

Seré un minúsculo átomo,
gota de fina lluvia, grano de
arena en desierto de inmensas dunas.
Seré, hoja que se mueva en la penumbra
al compás que el viento la meza,
seré arrullo del mar, noche en luna llena
Seré escarcha o rocio, noche helada
fuego que arde, brazos que abracen,
sueños que sueñes al despertarte. Maricarmen

sábado, 2 de julio de 2016

Bueno amigos como veis tengo el verano entretenido con los nietos. Seguro que no me aburro jejeje. Feliz verano a todos.









viernes, 10 de junio de 2016

El pintor y el mar




La noche fue dejando caer  su manto negro y la  luna y las estrellas adornaron el cielo con sus brillos resplandecientes y sus simpáticos guiños.
 El mar calmado rugía suave,  solo musitaba música  que al pintor hacía sentir, emociones y sensaciones incalculables.
Allí,  sentado en su hamaca, a la orilla del mar, las olas que iban y venían mojaban traviesas sus pies. Mañana,  plasmaría toda aquella belleza en su lienzo, bordaría con pinceladas cada ola que cantaban sus quejidos. Bordaría con empaste a golpe de paleta cada movimiento de las barquitas zozobrando en la inmensidad del inmenso mar.
Las estrellas  de doradas lágrimas cubrían el negro cielo y la luna sería protagonista de su obra de arte.
Y otra noche más la sirena envuelta en espuma blanca,  rodeada de delfines y caballitos de mar, danzaría su espectacular baile al son de las olas cantarínas.
El pintor sentado a la orilla seguía captando imágenes en sus pupilas para crear al amanecer aquella maravilla con sus pinceles y paletas de colores.
Y de nuevo, como cada noche,  el pintor se despojó de su vestimenta y se adentró en las espumosas aguas de la mano de la bella sirena y se fundieron en un hermoso vals donde con  la luna , las estrellas  y las olas  configuraron un escenario digno del más hermoso cuadro que sin duda  llevaría su firma. Maricarmen.

martes, 17 de mayo de 2016

La noche negra.




La noche negra del frío invierno

quiso alejarme de mi amor secreto,
La noche negra, la negra noche
intentó dejarme sin sus amores.


La noche negra sin luna llena

que me alumbrara cegó
mis ojos en la madrugada.


Noche negra, escucha mi llanto.

no ves que muero por sus encantos,
recoge tu oscuro  manto
que las estrellas guíen mis pasos.


La negra noche, la noche negra

cernía sus sombras por las laderas
más mis pasos firmes, no me fallaron.


Noche negra,de invierno helado

de fina escarcha, de viento bravo,
deja paso a la aurora bella,
que  me lleve donde mi amor espera.
 Maricarmen.

martes, 3 de mayo de 2016

viernes, 22 de abril de 2016

Y éramos felices.



Hoy no se si  sera porque el cielo es muy gris y la lluvia forma una cortina de obscuridad en mi ventana, la cuestión es me ha embargado la melancolía y me ha llevado a tiempos lejanos; a tiempos donde me han invadido recuerdos de la infancia. retazo de sensaciones e imágenes pasan por mi cerebro, Aquel café migaito con pan que nos daba mi madre cada mañana antes de ir a la escuela, siempre en aquella mesa camilla donde casi solo se veían los ojitos de mis hermanos más pequeños. Aquellas calles sin asfaltar, donde en el invierno era un auténtico barrizal. Aquellas botas katiusca que en mi caso me llegaban a las rodillas jeje. Me encantaba aquellos zancos que fabricaban mis hermanos de palos y que tanto disfrutamos en aquellos charcos o lagunas que se formaban en las calles. Nuestras pelotas de jugar las fabricábamos haciendo tiras de goma de la cámara de la rueda de la bicicleta que ya de tantos parches era imposible utilizarlas y éramos tan felices.Siempre tengo en mis retinas la imagen de mi madre cosiendo, y mi cabeza también la recuerda porque sufrió los golpes de su dedal jajaja cuando me portaba mal, claro, que fueron muchas veces. Ella cosía y cosía, incluso de madrugada, sobretodo cuando iba a llegar la feria para que estuviéramos todos guapos y aseados, como solo éramos once , púes imaginaos las puntadas que no daría. Y me encanta las tardes de pleno invierno cuando llegaban mi padre y hermanos mayores del campo y nos colocábamos todos en la gran mesa y sacaba mi madre el plato con los chorizos, salchichón etc, umm es que me viene el aroma de aquellos instantes, el chocolate lo catábamos de tarde en tarde, es lo que nos tocó vivir y aún así éramos felices,  fueron momentos maravillosos. estábamos todos y cuando no se le ocurría una trastada a uno, se le ocurría a otro;eso sí, mi padre ejercía su autoridad jejeje y menos mal si no cualquiera nos gobernaba, Me encantaba cuando mi padre nos entretenía contando adivinanza y acertijos. Había uno en paticular que decía: En la chimenea hay un mico que los dientes me enseñó, los dientes del mico, mico, del mico  los dientes ño. Mi padre siempre decía que lo dijera yo porque el final mío era: los dientes del mi coño jaja, no había medio a decirlo bien, Aquella casa llena de mayores y pequeño porque además de los once hermanos, mi madre y mi padre, estaba mi abuelo y mi tío y hubo un tiempo que también estuvo "la chacha", la tía de mi madre que era la que nos lababa y era tan límpia, tan limpia que nos refregaba con una esponja que salía de una planta, nos refregaba tanto que casi nos dejaba sin piel jaja nos dejaba rojos, rojos y éramos felices, tampoco conocíamos otra cosa. Qué tiempos aquellos. Maricarmen.