Sentimiento Escrito

En este blog dejaré en palabras lo que mi corazón siente.

miércoles, 13 de marzo de 2019

Creemos



Nos creemos que somos algo
y nos somos nada.
materia efímera, volátil.
Poderosa ingenuidad que
desborda, a veces, tanta maldad,
Oh ignorantes del mundo!,
no hay poder que perdure,
 ni eternidad que subyugue.
Somos uno más en la
fauna de la vida,
ríos de lavas que perecen
en la mar y nos creemos que
somos algo y no somos nada.
La codicia impera y
aplasta la debilidad, más
creemos ser, sin ser
 qué fatalidad!.
Tú triunfas, yo espero
la oportunidad.
la fortuna me rechaza pero
al final, somos dos gotitas
de agua que resbalan, de
ojos sufridores que
 un día se cerrarán.
Nos creemos privilegiados,
afortunados, seremos al final,
un montón de huesos, desparramados
en el hoyo más oscuro de
una tierra quebrantada por
las manos destructible de
una naturaleza que nos recuerda
que creemos que somos algo
y no somos nada. Maricarmen.

domingo, 6 de enero de 2019









A los Reyes d’Oriente les pío,

yo les pío una cosa mu güena:
¡Que no lloren los niños! ¡que no!
por la curpa de nuestra torpeza,
que na más nus jagan pucherinos
cuando quieran estrujá la teta,
que no lloren por otras custiones
porque asina se quean sin juerza.



¡Que no lloren ni jagan pucheros!
por la jambre que azote su tierra,
que hay condumio pa tos, y de sobra,
na más farta una miaja e concencia
pa mercá un quilino e garbanzos,
enlialo con nuestra vergüenza
y mandalo con mucho cariño
pa onde hay niños que sufren miseria.
¡Que no lloren los niños! ¡que no!
por la farta de delicaeza,
por sé hijos na más d’unos padres
que no tién corazón ni concencia
y s’enfuscan metiendo cizaña
y s’enzarzan en fieras peleas
y arremeten contra’l chiriveje
por su mala bebía y su pena.
¡Que no lloren ni jagan pucheros!
que su llanto me jierve’n las venas,
que no lloren porque haiga presonas
qu’embargaos por su mala ralea
quien jacernos volá en peazos
y disparan a tontas y a ciegas
pa pintá del coló de la sangre
una fría y jedionda frontera.
¡Que no lloren los niños! ¡que no!
que se riyan con toas sus juerzas,
que regüervan, qu’estrocen, que chillen
y alevanten doló de caeza,
porque asina se ve qu’están juertes
y no hay cosa que más nus alegra
qu’esa risa que nus trae añoranza
d’argún tiempo de nuestra inocencia.
Al Melchó, con su barba tan branca,
al Gaspá, a la lus de la estrella,
y a ese Rey que a mí de nuevino
me dio mieo su jeró tan negra,
a esos Reyes d’Oriente les pío
más que un ruego una desigencia:
¡Que no lloren los niños! ¡que no!
porque asina se quean sin juerza.
-Javier Feijóo.

miércoles, 14 de noviembre de 2018



 Mi galán, me hipnotiza con su color
 la mirada y perfuma los sentidos.




jueves, 8 de noviembre de 2018


La niña rubia


La niña rubia, si
la de los grandes ojos 
la niña de mi infancia
de cabellos dorado.

La niña chica, que reía a todas horas
la que siempre jugaba con la pelota.

La niña risueña, dulce y que cantaba,
la que siempre me acompaña.

La que tenía hermosos sueños
de cuentos de hadas,
y se inventaba historias de luna y plata,
la que reía muchas veces a carcajadas
y otras lloraba, a veces por nada.

La niña de mirada azul que penetraba,
figura flaca y piel muy blanca.

Aquella niña, aún en sueños me habla,
me cuente al oído, cosas de infancia.

La niña rubia que nunca dejó de existir
en lo más recóndito de mi alma. Maricarmen.









viernes, 14 de septiembre de 2018





Y si quieres, nos alejaremos cogidos de la mano,
versaremos sueños y tras nuestros pasos
destellarán estrellas, borrando lo marcado. Maricarmen.

domingo, 19 de agosto de 2018

 Último amanecer

Sentada en su silla de enea peinaba con lentitud su cabello blanco de armiño con su peine tan preciado. Aquel que un día ya muy lejano le hizo él con sus propias manos.
En cada peinada  caían sobre su pecho hebras plateadas y con cada hebra una lágrima de aquellos ojos nublados por el paso del tiempo y por las tristezas vividas.
Sus ojos rodeados de surcos, arrugas,en cada cual, una historia permanecía enterrada pero no olvidada´
Más de un siglo soportaba aquel cuerpo enjuto y mermado, sus dedos torcidos y doloridos seguían dejando caer el peine sobre su cabellera larga y escasa.
El sol empezaba a vislumbrar entre las montañas y algún que otro destello iba dando algo de calor a aquel viejo cuerpo, el cual ya ni lo apreciaba. De vez en cuando mojaba el peine en la palangana que tenía al lado de la silla, con gran esfuerzo doblando sus viejos huesos para llegar al agua. Hoy, estaba muy, muy lenta.
Alzó sus ojos al horizonte y sus pequeños ojillos miraban sin llegar a ver  el río que seguía su curso con su monotonía. Aquel silencio, solo roto  por el zumbido de los insectos era desolador; sin embargo en su rostro arrugado y castigado por las inclemencias que había soportado a lo largo de su vida recogiendo los frutos de aquella tierra árida y fría. Sobretodo recogía todo tipo de plantas medicinales, fue gran experta en aquellos tiempos ya tan remotos.
Cuántos y cuántos curé , pensaba.
Su rostro se iluminó al mirar a aquel río lejano para su vista. Cabalgaban hacia ella numerosos jinetes con sus rostros pintados y melenas al viento. El griterío de niños bailando  a su alrededor la danza de la alegría; al frente del grupo de jinetes, el de la cabellera negra y cinta roja, se acercaba veloz hacia ella´
Volvieron los tiempos del amor, del valle inmerso en la vida cotidiana. Los niños chapoteando y jugando en el río, las madres lavando y los padres cargando con la caza obtenida.
La vida plena pasaba por sus ojos. El tiempo sufrido por la extinción, por las barbaries de unas guerras contra su etnia quedó atrás y aquel jinete de cuerpo desnudo y sonrisa deslumbradora la asió veloz,  la montó en su caballo  y con la misma rapidez, se perdió entre las frías montañas. Maricarmen

viernes, 22 de junio de 2018


Hasta septiembre Mafhu





Hoy que està tan de actualidad y con tanta polémica el tema de los inmigrantes quiero dedicarle unas palabras a mi nieto saharaui  Mafhu. Como lo véis un hombrecito ya que ha vuelto este año despué de cinco años que dejaron de venir él y Medhi. Y es que en estos meses he visto en el un niño bueno, respetuoso y responsable y muy agradecido por la oportunidad que le ha dado mi hija de poder estudiar aquí y realizarse como persona que es. Reconozco que cuando mi hija me dijo que estaba preparando los papeles me agobié porque su economía no es nada boyante, separada y con dos niños pero la verdad que me merece mucha admiración tanto por ella como por Mafhú. Admiro de él también, porque aunque yo no comprendo su cultura con lo de el Ramadán la respeto y es que lo ha hecho todo un mes sin comer ni beber en todo el día con una capacidad admirable. Es verdad que se ha quedado más delgado y ahora que se va no le va a dar tiempo a reponerse pero el està muy feliz porque se va a encontrar con su familia que no ve hace varios meses. Yo sólo puedo decir que se siente mucha satisfacción poder ayudar a un niño que lo necesita . Entre toda la familia aportamos lo que podemos. Que tenga un feliz verano y en septiembre volverà de nuevo con nosotros. BESITOS .Mafhú

sábado, 9 de junio de 2018









Y sí, la vida lo quiso que tú, mujer, engendraras en tu cuerpo doce vidas, que tú, con tu fuerza e inmenso amor, abonaras el crecimiento de aquellas que hoy siguen aprendiendo de tí, aunque te fueras. Y sí, la vida ha querido que seamos, que estemos, que ese apego que ella nos inculcó siga fructificando en nuestros corazones, aquellos que saben percibir la sintonía del mejor estado anímico que conectemos en lo más importante, que volquemos energías en agradecer a la vida que nos prenda un lazo de unión que difícil sea desunir hasta que ella lo decida.
Y sí, agradecida estoy además de tener la habilidad de poder expresar con la sensibilidad del corazón,dilatada hasta mis dedos y  habré de  textual y corroborar que si ella quiere, la vida, seguiremos disfrutando, pues en sus manos estamos hasta que quiera.
Y sí, seguimos riendo, llorando, discutiendo o polemizando,  pero estamos.
Seis son seis las hija de Servanda, más guapas unas, otras más altas, unas más rellenitas, otras más flacas pero con espíritu siempre de superar, avanzar, buscar que la lucha sea la igualdad.
Y sí, así nos parió con el ADN bien adherido a nuestra piel, a nuestros corazones, recibiendo lo que la vida nos deje en el remanso río de nuestros destinos.
Y sí, hermanas, amigas, compañeras en el pasado, en el presente y hasta la eternidad. Y si la vida concede honores de más amaneceres, seguiremos forjando ilusiones, creando lluvias de sonrisas y sin telarañas en la mirada, captaremos lo esencial de la vital importancia de seguir unidas, dulcificando los años con genial sutileza, riéndonos de nosotras mismas que siempre leí que es síntoma de inteligencia.
Y porque lo quiere. la vida decide y por habernos dado tanto, seguiremos siendo dueñas de acariciar sueños sin olvidarnos nunca de ella, Servanda . Maricarmen.

sábado, 3 de marzo de 2018

Dos almas.


Somos dos almas prendidas
 en la fugaz luz de la noche serena
que tras la  tenue neblina de 
una lluvia de tormenta nos niega la
esperanza de renacer unidas.
y cruzamos miradas, sellamos
 los labios con palabras silentes. No
se si fue la lluvia, la fina lluvia,
 la que enfrió aquella locura.
 Locura bendita, de noches sin sueño
, de sueños constantes.
Seremos pasado en el deambular
 de nuestros pasos, hacia un final,
desgastando emociones, simulando
 intenciones, sin llegar a encontrarnos.
No , no fué la lluvia, fue el cansancio,
 o la inercia,
 o tal vez la incapacidad de saber renovarnos,
 cuando la lluvia nos mojó,
 era fuego ya apagado . Maricarmen.

miércoles, 31 de enero de 2018



Que pena de tener pena
. que en la vida te acongoja,
y la tristeza se acomoda ,
circula por las venas
con  toda la  libertad,
sin dejar ni  respirar ,
ahoga y ahoga,
como si quisiera axfisiar .
Que pena de tener pena,
y no podertela quitar

  porque se ha hecho la dueña y no
te deja escapar
, por más  que tú, la intentas echar.
más se aferra en dejarte,
 sin fuerzas para luchar..
Que pena de tener pena
 y no podertela quitar. Maricarmen.

martes, 9 de enero de 2018

Adiós, fiestas navideñas


Adiós fiestas navideñas, adiós,
alumbrados adiós,
adiós a cenas pesadas, al vino
champan y turrón.

 Adiós a villancicos,
 zambombas y panderetas
a machaqueo constante
anunciando la nochebuena.

Adiós comidas en excesos,
adiós locuras de compras.
de regalos a pequeños
de patear las tiendas.

Llega el recogimiento,
 y llegan las dietas,
 de los excesos cometidos
sin apenas darnos cuenta.

Las básculas asustadas.
 casi con la lengua fuera
. los bolsillos están vacío
 y la hucha desierta. Maricarmen.





domingo, 17 de diciembre de 2017

Quiero





Quiero tener un cielo sin nubarrones,
 un sol que me embriague con sus
cálidos destellos.

Quiero sonrisas deslumbrantes que
apague tristezas perturbadoras
que mitiga mis ilusiones.

Quiero ojos cautivadores que
enamore mis noches negras
que llene de aurora mi alma.

Quiero vivir sin presiones
de un mundo deshumanizado,
tener  libre  pensamiento y
 mis ojos sin llantos. Maricarmen.

martes, 21 de noviembre de 2017






Pintada con grafito

Más dolor por la crueldad

de tus sentimientos
que por la fuerza de tu puño,
por la ira de tus ojos
cuando se clavan en los míos. 
(En honor a la mujer maltratada).
Maricarmen.

jueves, 28 de septiembre de 2017

El bisabuelo




Que te pasa churumbel
que me ha dicho a mí un pajarino,
que estás desganaíno
y un poco compugio.

Ay!!! mi niñu chico, no te pongas malino,
que a mí me entra un no se que, parecio
a un vahído.

Y si, es verdad que te veo yo un poquino
chuchurrio, cuéntame lo que te pasa,
anda, no seas saborío.

Ah, que tienes calentura y estás arrecio,
vaya, pues voy a buscar un unguento que
es mano de santo y verás, como
te pones bueno.

Me dices que no tienes ganinas de na,
solo de estar acostaino, ayyy mi chiquinino!
si es que te quiero ver riendo y
echo siempre un cabrito y preguntando
cosinas, de esas que  siempre te digo.

Pero mejor duermete,ratoncino, ahí
bien calentito
que sudes la calentura, así como un pollino,
ya verás como mañana, estás como un torito.

Descansa tú, rey mío
que yo me quedo  vigilando tus sueños
aquí, sentado a tu ladino.Maricarmen.

jueves, 17 de agosto de 2017


La luna, lunita, lunera.


Presumía la luna de amores gitanos,
el de los ojos verdes y pelo azabache.
el que se bañaba en la mar serena
 y la luna lucía su cara más llena.

La luna, lunita, lunera
  bañaba su amor de brillo,
y el gitano nadaba con gracia,
luciendo su cuerpo desnudo.

Las noches pasaba en vela
la luna, lunita, lunera
mientras, entre las olas, el  gitano
 lucia su piel   morena


 Y él se dejaba acariciar por ella.
dormido en la arena, la luna, moría por
 su belleza y mientras, el gitano
soñaba con su gitana,
la luna celosa, le vigilaba. Maricarmen.

martes, 11 de julio de 2017

Ni faltan,  ni sobran.



Faltan susurros, y sobran  lamentos, solo el vaivén del viento trae melancolías, añoranzas;  Imágenes, una tras otra, flahs, tras flahs  como cámara fotografica de las antiguas.
Faltan caricias y sobran reproches, contactos, piel con piel, abrazos amados que ya no se encuentran, que ya no se sienten, pasado, pero presente al mismo tiempo.
Emociones faltan y sobra egoísmo y en las pupilas, sonrisas y risas siguen perenne.
La brisa te acaricia el oído, de palabras lejanas, de frases inolvidables.
Y la lluvia que empapa además del campo, el alma y los recuerdos asoman, entre los cristales, te hacen un guiño y vuelven a acomodarse en el harcón de la memoria y no te asustas ni entristece porque sabes que volverán, cuando menos lo esperes.
Siempre abraza la nostalgia, siempre asoman lágrimas.
 El olor a tierra mojada a volver, donde un día se perdió la niñez, los juegos( diabolo, corro de la patata, etc), todos ellos dijeron adiós, suavemente, sin que te dieras cuenta y dejó en el rostro, la sonrisa boba de la adolescencia y la fantasía fue dejando que los sueños acapararan con ímpetu tu mente y asoman, sin embargo, realidades, desengaño, sentires, no te quiero. los prejuicios y complejos afloran en tu alma.
Y la luna empieza a ser tan importante, las noches estrelladas, cuánto beso robado¡.
Y el viento, el viento se mece entre la arboleda y va acariciando los sentidos, trae perfumes de momentos vividos.
La memoria a veces te falla y aunque pones bolas de alcanfor para proteger los recuerdos,  a veces se escurren por el mar del olvido, y el olvido hace que la luna no brille y las estrellas no manden guiños, a veces ocurre.
Faltan encuentros, sobran silencios y el horizonte del mar donde se une cielo y mar, el sol ocultándose y cuando sale la aurora, las gotas de rocío, la luna que brilla la lluvia, el viento... Nada de ello, falta ni sobra, Maricarmen.