jueves, 18 de febrero de 2016



pintado a lápiz 

La mano temblorosa
 del bisabuelo en su
 decrépita senectud
se dejaba acariciar y
 cobijar por la piel suave
 y vigorosa de la
más tierna infancia. Maricarmen.

10 comentarios:

AMBAR dijo...

Ya las he visto en tu otro blog y me parecen extraordinarias, tienes un algo especia para el arte, sptas muy bien cada detalle.
Gracias por compartir.
Un abrazo.
Ambar

Ilesin dijo...

En el dibujo se puede sentir esa delicada presencia entre la vejez y la inocencia de la niñez,Realmente hermoso!!
Besos

Gladys dijo...

Que bonito dibujo al cual le hacen honor tus bellas letras querida amiga, no tuve bisabuelos y casi no recuerdo a mis abuelos, es un cariño que no conocí.

Besos querida amiga, siempre es un placer leerte.

Guaraciaba Perides dijo...

Oi, Maria Carmen...desenho que alia maestria e sensibilidade...
Um abraço

Mª Jesús Muñoz dijo...

Unes en tu post el pasado y el presente...Y es que el amor está por encima del tiempo y une manos y corazones...Felicidades por ese bello dibujo, amiga.
Mi abrazo y mi cariño.
Feliz fin de semana, MªCarmen.
M.Jesús

Jose dijo...

Siempre existe una gran y cariñosa sintonía entre abuelos y nietos,

Saludos

ReltiH dijo...

UN EXCELENTE DIBUJO!!!
ABRAZOS

Deray dijo...

Preciosa la pintura y muy bello homenaje

Saludos

Luna dijo...

Ternura. Lo que mueve al mundo.

Saludos!

karin rosenkranz dijo...

Hermoso el dibujo, y todo lo que transmite.
besos