En este blog dejaré en palabras lo que mi corazón siente.

domingo, 7 de marzo de 2021

 Habrá un día:



Habrá un día en que mis manos no esparcirán

 semillas en el jardín, y las rosas no perfumen,

 mientras las mariposas revolotean al sol,

 como luciérnagas revoltosas.

Un día en que mis dedos dejen de dibujar sonrisas

y donde mi pluma navegue por las alturas,

 y cree en el cielo claro, fuentes , calles y plazoletas

y hasta un tigre con alas abiertas.

Habrá un día donde mis locuras plasmadas

en historias inventadas,se destiñan entre cajones

de recuerdos añejos por la tozudez del tiempo.

Habrá un día, donde sea polvo que discurra

 en la orilla de cualquier río o, entre blanca espuma

 de un mar bravío que que azote con sus olas frías y oscuras.

Habrá un día que seré sombra que dé frescura,  

donde dejé huella grabada, en el árbol de la vida.

Habrá un día que mi mente  no acierte a hilar poesía,

donde, de mis dedos,  se escurran las agujas 

de tejer sueños, y mis  pinceles no pinten

mirada alguna.

Habrá un día que mis recuerdos sean tan efímeros

  como el olor de una flor, evaporándose en una fresca brisa.

Habrá un día, que no habrá día, y después  querré, 

que en tus labios mi imagen,

 te deje una eterna sonrisa. Maricarmen.



5 comentarios:

Mª Jesús Muñoz dijo...

Mari Carmen, tu inspiración se abre como una flor en primavera.Habrá un día en que nos sintamos más libres, más sanos y alegres. Tus versos nos hablan de ese tiempo que nos va acercando al final de la vida, muy bien llevados, con cadencia, dulzura e imaginación.
Mi felicitación y mi abrazo primaveral, amiga.

Carlos Augusto Pereyra Martínez dijo...

Entre anáforas hermosas, esta especie de réquiem. Un abrazo. Carlos

Sandra Figueroa dijo...

Mientras llega ese dia disfrutemos amiga, como yo disfruto al leerte. Saludos a la distancia.

Kasioles dijo...

Cuando llegue ese día, permanecerás en el recuerdo de todos aquellos que te han querido y conocido, es más, tus dibujos seguirán con vida.
Cariños.
kasioles

Carmen Silza dijo...

Seguro que llegará ese día aunque con cambios, ya nada será lo mismo en todo. Mientras vivamos el presente cuidándonos.
Yo, también he disfrutado leyéndote Conchita.
Un abrazo y feliz semana.